top of page

Se acerca un probable conflicto de intereses para Édgar González. // Por Ariel Velázquez.


Tan cerca como está la nueva oficina de la Presidencia para la Promoción del Beisbol del despacho de Andrés Manuel López Obrador (http://www.eluniversal.com.mx/universal-deportes/en-chiapas-iniciara-el-auge-beisbolero …), se encuentra el primer conflicto de intereses que afrontará Édgar González en su papel de comisionado de este deporte en México.


El ex seleccionador nacional que desde hace unos años mantiene una academia de desarrollo de peloteros junto con su padre, llevará a cabo este fin de semana un showcase donde mostrará a organizaciones ligamayoristas, a sus mejores prospectos.


El año pasado la Academia González llevó a cabo dos muestras de talentos para los scouts en las cuales pudieron colocar varias ventas.


El año pasado, Édgar no estaba a cargo de administrar 350 millones de pesos del erario público para promocionar el beisbol y desarrollar peloteros.


Lo más seguro es que el hermano del Titán viaje a Tijuana para supervisar el showcase y entablar conversaciones con los cazatalentos. Pero entonces ¿para quién trabaja Édgar?


Estamos de acuerdo en que todos tenemos derecho a buscar mayores ingresos económicos mediante cualquier negocio lícito. De hecho Édgar recibió permiso por parte de Presidencia para continuar como analista de Grandes Ligas en el canal estadounidense de Fox Sports en español.


Pero en el tema de las academias, Édgar se debería desliga del negocio familiar porque con los 350 millones de pesos, tendrá recursos para realizar búsqueda de talentos por todo el país y será muy pero muy sospechoso, que los mejores se integren a la Academia González y no al programa de la Oficina de la Presidencia para la Promoción y Desarrollo del Beisbol en México.


El año pasado la Academia González además de mostrar el talento juvenil que ellos tienen firmados, abrió el espacio para agentes libres a los cuales les cobró mil pesos. Dos dominicanos lograron firmas con organizaciones de la Gran Carpa. Para este año pretendieron cobrar 600 dólares y el 1 por ciento del total de la firma, monto que ya nadie quiso pagar por lo que exhibirán sólo a los jugadores que entrenan con ellos.


Hasta ahora, no se tiene registro de ningún talento detectado por la Probeis y tampoco se ha abierto ninguna escuela de beisbol. ¿Hasta cuándo sucederá? y ¿cómo podrá Édgar González demostrar que no hay conflicto de intereses en ninguna de las cosas que haga como particular y como empleado del gobierno?



Ariel Velázquez.

32 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Комментарии


bottom of page