top of page

El villano ampayeo



Vimos antenoche, nada menos que en Grandes Ligas, un ampayeo que de verdad era malo con M de...


Sí, el beisbol es en mucha parte el “arte del engaño”, donde, para que exista un acierto (digamos un Home Run), tiene que haber una contraparte en falla (un pitcheo franco o colgado) y así ha sido, así es, así será.


El beisbolista sabe que por algo es el mejor beisbol del mundo, debe estar a tope de sus capacidades y, si baja su nivel de bateo o sus números de pitcheo, sabe perfectamente que le espera la degradación a sucursales o el irse a un “limbo” de un equipo no contendiente, quizá hasta el a veces indescifrable beisbol de otro país.


Entonces, peloteros, coaches, manager, (de un tiempo para acá) analíticos del staff, están en una lucha por ser los mejores y ser ultra competitivos, si se permite la expresión.

Hasta ahí, todo bien y en una lógica para una industria multimillonaria.


Pero, de repente, llegamos a los ampayers. Vemos casos donde de plano nos preguntamos ¿ya necesitamos robots? Por supuesto que nadie queremos a un robot que “decida” o indique lo que es, aunque, el haz de luz (holograma) de la zona de strike está demostradísimo que ya podría ser implementado.


¿Para qué los dejas decidir si ya las muestras en video toman la decisión casi en tiempo real? Dicho de otra manera, ya deberían traer un audífono (chícharo) como le hacen en otros deportes y les avisen qué procede: nos ahorramos faramalla, tiempo, incertidumbre.

Es vivible como sus fallas son constantes. No saben como tratar sus malas decisiones.

Se ven superados por la realidad y la repetición instantánea los exhibe en bastantes ocasiones.


Algunos tratan de justificarlos con eso de que "fallan para ambos lados", pero ojo, eso implica que son malos doblemente, o peor, consistentemente. Compensar es un TERRIBLE PECADO en el beisbol, máxime cuando también vemos casos cuando se “ensañan” con un lanzador por hacer gestos de que no les marcó (nada de que “concedió”) un strike, ¡¡vaya cosa!! Además de que falló el “colegiado”, todavía se da el lujo de seguir sin el parámetro, como para demostrar una pésima actitud de autoridad mal manejada.


La gran pregunta es ¿Dan certeza o es meramente anecdótico el ampáyer adusto señalando -con el pulgar- que expulsa al manejador?


Como aquí no dejamos toques de bola sueltos, el ampayer fatal era Alan Porter. Quién sabe si es por ser afroestadounidense, si es quedabienismo, pero de verdad que ese señor Porter es de lo peor que se ha visto... Y vaya, es un entorno donde existe un Ángel Hernández como mala referencia.


El ampayeo está quedándose muy atrasado en las Grandes Ligas, menos mal que tienen su sindicato.


Gracias por sus comentarios.


Twitter: @alejou / Correo: alejoague@yahoo.com


113 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page