top of page

¿Qué hay detrás de los Sin Hit del 2021?

Esta campaña el juego promedio tiene 7.83 hits por equipo. Solo una temporada ha terminado con una cifra menor.


AP.- A veces, la explicación más simple es la válida: el número de hits por partido en las Grandes Ligas se ha desplomado, por lo que los juegos sin hits van en aumento.


Aun así, esta temporada ha sido un poco extrema.


El derecho de los Yankees, Corey Kluber, lanzó el sexto juego sin hits de Las Mayores el miércoles contra los Rangers, solo una noche después de la joya de Spencer Turnbull, y 2021 está en camino de borrar el récord moderno de siete juegos sin hits en una temporada. Cleveland, Seattle y Texas ya han sido víctimas de dos Sin Hit, y de los 21 juegos completos que se han lanzado esta temporada, más de una cuarta parte de ellos han sido juegos sin imparables.


"Definitivamente se está volviendo más difícil de golpear. Los lanzadores solo están mejorando y creo que su plan de ataque contra los bateadores está mejorando”, dijo el tercera base de los Atléticos de Oakland Matt Chapman. “Los cambios también juegan un papel importante en eso. En la forma en que los muchachos lanzan, hay muchos brazos de poder; los muchachos tienen altas velocidades y no dejan la pelota en el medio del plato muy a menudo".


De los seis lanzadores que han lanzado uno, solo tres han sido All-Stars: Kluber tres veces, John Means en 2019 y Wade Miley en 2012. ¿Es suficiente para hacer que estos juegos sin hits se sientan casi rutinarios?


"Creo que todavía es muy difícil", dijo el manager de Texas Chris Woodward, quien estaba en el lado perdedor cuando Joe Musgrove lanzó el primer juego sin hits en la historia de los Padres de San Diego el mes pasado y luego nuevamente el miércoles. “Es una de las cosas más difíciles de hacer en los deportes. Cada vez que sucede, en cualquier partido que estoy viendo, si un jugador tiene un juego sin hits hasta el cuatro, siempre estoy un poco intrigado".


Es difícil separar todos estos juegos sin hits del contexto de cómo se ve el béisbol en 2021. Al entrar el miércoles, el juego promedio incluía 7.83 hits por equipo. Solo una temporada ha terminado con una cifra menor; eso fue 1908, durante la era de la bola muerta. Las otras temporadas en las que los hits fueron más escasos fueron 1968, el famoso "Año del Lanzador", y dos temporadas más de pelota muerta, 1909 y 1907.


Sorprendentemente, no hubo un solo juego sin hits en 1909 y solo dos en 1907. Pero hubo seis en 1908 y cinco en 1968.


El promedio más alto de hits por partido desde 1900 fue en 1930, cuando fue de 10,37 por equipo. Los siguientes fueron 1925, 1921, 1936 y 1929. Como era de esperar, solo hubo dos juegos sin hits combinados en esas cinco temporadas.


"Mi instinto me dice que el pitcheo está mejorando", dijo el manager de los Rojos de Cincinnati, David Bell, cuyo equipo produjo uno de los juegos sin hits de este año con Miley en la loma el pasado 7 de mayo. "Son los brazos, la velocidad que lanzan los lanzadores, la capacidad de hacer girar la pelota increíblemente bien, es solo una combinación difícil. Y uno tiene una buena noche".


Uno de los tramos más inusuales para los juegos sin hits se produjo entre 1988 y 1992. Durante ese tramo, los números de hits por juego se mantuvieron entre 8.62 y 8.75 cada temporada, pero el número de juegos sin hits varió ampliamente. Hubo uno en 1988, seguido de cero en 1989, luego siete en 1990 y 1991. Luego volvió a ser solo uno en 1992.


De 2002 a 2006, solo hubo cinco juegos sin hits. En esa temporada de 2006, los equipos promediaron 9.28 hits por juego. Ese número ha disminuido constantemente desde entonces, y los juegos sin hits han sido más comunes. Hubo siete en 2012 y 2015.


"En los últimos años, todo el mundo ha intentado conectar jonrones", dijo el mánager de los Astros, Dusty Baker. “Y si conectas jonrones, vas a hacer swing y fallar las bolas, hay muy pocos toques que podrán terminar en hits."


En esta era de relevistas duros y menos juegos completos, se podrían esperar más juegos sin hits combinados, pero cada uno ha sido un esfuerzo en solitario.


"Creo que lo sorprendente es que, ya sabes, tal vez en la era de los lanzadores que no llegan a los 100 lanzamientos, en realidad están siendo capaces de terminar estos juegos", dijo Woodward. "Porque normalmente hoy en día es difícil para un hombre pasar seis entradas con menos de 100 lanzamientos".


La cantidad de ponches no ha sido realmente fuera de lo común en estos juegos sin hits, y esa podría ser parte de la razón por la que los conteos de lanzamientos no estaban fuera de control. El promedio de ponches en los juegos sin hits de este año fue de 9.2 a través de la obra maestra de Turnbull contra los Marineros. Carlos Rodón de los Medias Blancas de Chicago tuvo solo siete en su juego sin hits contra Cleveland el mes pasado.


Chapman insiste en que más jugadores están tratando de conectar jonrones ya que los hits se han vuelto muy difíciles de conseguir.


"No quedan muchos sencillos", dijo. "Así que creo que es por eso que ves a los muchachos tratando de hacer swing para obtener más poder porque la mayoría de los golpes son por encima de la cabeza del jardinero o por encima de la cerca, lo que conduce a swings más grandes y más fallos. Creo que esa es una especie de tendencia del juego en este momento".


Quizás la tendencia disminuya un poco, pero mientras los hits sean tan difíciles de conseguir, un juego sin hits será una posibilidad constante. La pregunta es si estas hazañas seguirán atrayendo tanta atención.


"Cada vez que te acercas, puedes sentir esa emoción en el dugout, espero que nunca se vaya", dijo el manager de Kansas City, Mike Matheny. “Hay algo de emoción cuando ves, ya sabes, esto se está llendo realmente bien, hemos tenido algunas jugadas realmente geniales, las entradas están pasando, tal vez esto podría suceder. Realmente espero que los fanáticos no empiecen a pensar que es común".

64 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page