top of page

La única mujer que ha bateado en un juego oficial de MLB

Después de una acalorada discusión con Joe Medwick de los Cardenales, Kitty Burke tomo un turno al bat. Si quieres saber que logró conectar, lee la siguiente historia...



CDMX (Patty War / 643 Network).- El 24 de mayo de 1935 se disputó el primer juego nocturno de la historia en el Crosley Field de Cincinnati, un hecho que llenó las localidades del inmueble, pero la historia de hoy sucedió días después, el miércoles 31 de julio.


Las localidades estaban agotadas para el segundo de la serie entre los Rojos y los Cardenales de Saint Louis. La novedad de los juegos nocturnos atrajo muchos aficionados de la región, que desde Indiana, Ohio y Kentucky acudieron a ver a unos Rojos que estaban a 20 juegos del primer lugar en los standings.


El Crosley Field podía acomodar 22,000 personas cómodamente sentadas, pero como hubo sobreventa, más de 10,000 personas tuvieron que ser colocadas detrás de las líneas de foul. Eran tantos, que los bateadores tenían que pasar entre la gente para llegar al círculo de bateo.


Entre la multitud que se ubicaba en el campo estaba una cantante de cabaret, rubia y de buen ver, que era aficionada a los Rojos. Kitty Burke estaba a unos tres metros del home plate cuando Joe “Ducky” Medwick de los Cardenales se dirigió a tomar su turno al bat en la octava entrada.


La dama, que era muy apasionada de su equipo, le gritó a Medwick en clarísimo y poco elegante inglés: “you can’t hit a lick” (en términos de damas de la vida galante: no consigues ni un cliente) y después remató: “¡No le pegas a la pelota ni con un burro de planchar!”.


Medwick no se aguantó y le respondió: “Pues tú no podrías hacerle swing a un elefante”. La verdad se midió el caballero, pero Doña Kitty enfureció por la sonora carcajada que provocó esa respuesta.


Se sintió tan ofendida, que mientras Babe Herman de los Rojos se dirigía a la caja de bateo, le gritó: “Hey Babe, préstame tu bat”. A lo que el obediente pelotero accedió. Pidió tiempo y le ofreció el madero a la dama.


Con vestido largo y tacones, Kitty tomó el bat y se dirigió a la caja de bateo mientras la gente moría de risa. Entre los asistentes estaba nada menos que el comisionado, el juez Kenesaw Mountain Landis. Pues ni él ni el umpire Bill Stwart hicieron nada por detenerla.


Después de hacer algunos swings al aire, la rubia gritó al pitcher Daffy Dean: “Hey tú, pueblerino, lánzame". Él se mantuvo sin saber qué hacer, pero la multitud ya estaba enloquecida con la puntada, por lo que el umpire gritó “¡Playball!


Dean entonces lanzó una bola lenta por debajo del brazo que Kitty bateó en su dirección, y así fue como la única mujer que ha tomado un turno en la historia de MLB fue retirada por la ruta de la vergüenza, del 1 al 3.

147 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page