top of page

El juego más largo de la historia

Un día como hoy pero de 1981, Rochester y Pawtucket se enfrentaron en un duelo que pasó de la normalidad a lo legendario.

Cuando Luis Aponte, lanzador de los Pawtucket Paw Sox, no llegó a casa hasta alrededor de las 2 a. m. después de un juego nocturno el 19 de abril de 1981, su esposa sospechó.


“Le dije que acababa de terminar de lanzar en el estadio, pero no me creyó”, dijo Aponte.


Su esposa no tenía forma de saber que Aponte realmente se fue a casa mientras el juego aún se estaba jugando. Esa noche fue parte del juego más largo en la historia del béisbol profesional, con una duración de 33 entradas, más de 8 horas y aún no había terminado.


El juego de pelota en el Estadio McCoy entre los rivales de la Liga Internacional Pawtucket y los Rochester Red Wings, comenzó el 18 de abril de 1981 y se suspendió en las primeras horas de la mañana del 19 de abril, para continuar dos meses después.


En ese momento, los Red Wings eran el afiliado Triple-A de los Baltimore Orioles, mientras que los PawSox eran la mayor sucursal de los Boston Red Sox.


El juego comenzó a las 8 p.m. en Pawtucket, R.I., con unos 30 minutos de retraso debido a un problema eléctrico.


Dos futuros miembros del Salón de la Fama estaban en el campo, uno para cada equipo. Cal Ripken Jr. y Wade Boggs comenzaron cada uno en la tercera base: Ripken por Rochester y Boggs por Pawtucket.


Los lanzadores abridores Larry Jones de Rochester y Danny Parks de Pawtucket lanzaron 6 entradas en blanco en una noche fría y ventosa, antes de que los Red Wings pusieran una carrera en la pizarra en el séptimo cuando el jardinero izquierdo Chris Bourjos empujó a Mark Corey con un sencillo al jardín izquierdo.


Pawtucket tardó hasta el final del noveno en responder.


Chico Walker conectó un doble contra la pared del jardín central y fue movido a tercera por un lanzamiento descontrolado de Jones. El bateador designado Russ Laribee firmó la carrera impulsada con un elevado de sacrificio, forzando el juego a entradas extra.



El marcador se mantuvo 1-1 hasta la parte alta del inning 21. El receptor de Rochester, Dave Huppert, conectó un doble para impulsar a Mike Hart, poniendo a los Red Wings arriba 2-1. Con el juego entrando en su sexta hora en lo que ahora era el domingo de Pascua, el primera base de Pawtucket, Dave Koza, anotó desde segunda con un doble de Boggs, empatando el juego nuevamente.


"Mucha gente decía: '¡Sí, sí, lo empatamos, lo empatamos!' Y luego dijeron: 'Oh, no, ¿qué hiciste? ¡Podríamos habernos ido a casa!'", dijo Boggs.


Los estatutos de la Liga Internacional establecen que un umpire no debe comenzar una entrada después de las 12:50 a.m.


Sin embargo, las instrucciones para umpires, managers y jugadores de la Liga Internacional de 1981 habían omitido esta cláusula y solo hacían referencia a un toque de queda local, que estaba ausente en el Estadio McCoy.


No fue hasta la entrada 30 que el presidente de los Paw Sox, Ben Mondor, presentó los estatutos y se discutió el toque de queda de la liga.


“Todo lo que los árbitros tienen que seguir es su manual”, dijo Mondor, quien creía que ellos no tenían la culpa de la duración del juego.


En ese momento, la multitud se había reducido de 1,740 fanáticos a unos 20, quienes recibieron un boleto gratis para un juego futuro.


Solo un puesto de comida estaba abierto, ofreciendo café y chocolate caliente gratis, la música del estadio había sido apagada y los reporteros tenían una apuesta en el palco de prensa para adivinar cuándo el número de entrada y la temperatura serían iguales.


Finalmente, el juego se suspendió oficialmente a las 4:07 am del 19 de abril en la entrada 32, cuando el presidente de la Liga Internacional, Harold Cooper, fue despertado en su casa y pidió que se detuviera el juego.



”Cuando salimos del campo a las 4 en punto de la mañana, fue como, '¿Quieres decir que aún no hemos terminado con el juego?'", dijo el receptor de Pawtucket, Rich Gedman.


Ya se habían producido algunas estadísticas asombrosas, aunque el juego no había terminado.


Dave Huppert había estado 31 entradas como receptor y el jardinero central Dallas Williams se fue de 12-0 para los Red Wings.


Once lanzadores registraron 59 ponches. Ambos equipos se combinaron para 213 turnos al bate, 36 hits y 49 corredores varados.


Al día siguiente, en lugar de terminar el juego, los equipos jugaron su juego de pelota habitual de 9 entradas y reprogramaron el juego suspendido para la próxima vez que Rochester viajara a Pawtucket para una serie.


Eso sucedió el 23 de junio. La reanudación del juego duró solo 18 minutos, en marcado contraste con las primeras 32 entradas. En la parte baja de la entrada 33, el lanzador de los Red Wings, Steve Grilli, golpeó a Marty Barrett con un lanzamiento, permitió un sencillo a Chico Walker y caminó intencionalmente a Russ Laribee para llenar las bases. Fue relevado por Cliff Speck, quien permitió un sencillo al jardín izquierdo de Koza que impulsó la carrera ganadora.


El lanzador perdedor, Steve Grilli, ni siquiera estaba con Red Wings o en el sistema de los Orioles, cuando comenzó el juego en abril.


“Esto es historia”, dijo Koza. “Desde el final de la entrada 32, he estado esperando la entrada 33. Todos estamos en Cooperstown ahora, y para muchos de nosotros será la única forma de llegar allí”.


Koza tenía razón: varios artefactos del juego fueron donados a la colección del Salón de la Fama, que incluyen: la gorra que usó el lanzador perdedor de los Red Wings, Grilli, una pelota del juego, el bate que usó Koza y la pelota que conectó para terminar con el juego, los boletos desde el inicio original y la reanudación del juego, las tarjetas de alineación de ambos equipos y la tarjeta de puntuación oficial del juego.



Ambos equipos, así como cada equipo y jugador, establecieron 13 récords profesionales durante el juego, que incluyen: la mayor cantidad de entradas, el juego más largo por tiempo, la mayor cantidad de outs totales, la mayor cantidad de turnos al bate, la mayor cantidad de ponches totales, la mayor cantidad de asistencias totales y la mayor cantidad de oportunidades totales.


Por el contrario, el juego más largo de las Grandes Ligas fue un empate 1-1 de 26 entradas entre los Dodgers de Brooklyn y los Bravos de Boston el 1 de mayo de 1920.


Ese juego contó con juegos completos de ambos lanzadores abridores: Leon Cadore para los Dodgers y Joe Oeschger para los Bravos.


Pero un día de abril 61 años después, las Menores eclipsaron a las Mayores.


“Se hundió al día siguiente”, dijo Williams. “Hombre, acabamos de jugar 32 entradas de béisbol. Bromeamos al respecto. Teníamos una sonrisa en la cara.


"Estaba agradecido de ser un jugador de béisbol y estar en el campo esa noche. A medida que pasaba el tiempo, lo apreciaba más".


Aquí los récords establecidos aquella legendaria noche de abril de 1981.


  • Más outs de un mismo equipo: 99 (Pawtucket)

  • Más outs totales: 195

  • Más turnos al bat para un mismo equipo: 114 (Pawtucket)

  • Más turnos al bat totales: 219

  • Más ponches para un mismo equipo: 34 (Rochester)

  • Más ponches totales: 60

  • Más asistencias totales: 88

  • Más innings: 33

  • Más pitcheos totales: 882 (Rochester 423, Pawtucket 459)

  • Más oportunidades totales: 283

  • Más oportunidades para un mismo equipo: 142 (Rochester)

  • Más turnos al bat para un jugador: 14; Dave Koza, Lee Graham, Chico Walker (todos de Pawtucket)

  • Más apariciones en el plato para un jugador: 15; Tom Eaton, Cal Ripken, Dallas Williams (Rochester)

  • Tiempo total de juego: 8 horas, 25 minutos


Con información de Baseballhall.org

229 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page