top of page

Dave Dombrowski es cesado como director de operaciones de los Medias Rojas.

El equipo planea elevar al asistente del gerente general, Eddie Romero, para ocupar el puesto, según diversas fuentes.


(ESPN) - Los Boston Red Sox despidieron al presidente del equipo Dave Dombrowski el domingo. El equipo planea elevar al asistente del gerente general, Eddie Romero, para dirigir su departamento de operaciones de béisbol, dijeron fuentes a ESPN.


Dombrowski, de 63 años, fue el arquitecto detrás del campeonato de la Serie Mundial 2018 y tenía un contrato que se extendía hasta la temporada 2020. Los Red Sox están en medio de una temporada decepcionante que los tienen ocho juegos detrás del segundo lugar de comodines en la Liga Americana y 17½ juegos detrás de los New York Yankees en la División Este de la Liga Americana.


Romero se convertirá en el primer gerente general nacido en Puerto Rico y el segundo jefe actual de operaciones de béisbol de ascendencia latinoamericana, uniéndose al gerente general de los Detroit Tigers, Al Ávila. El gerente general de los Houston Astros, Jeff Luhnow, nació mientras sus padres vivían en México. El ex gerente general de los Philadelphia Phillies, Rubén Amaro Jr, y el gerente general de los New York Mets, Omar Minaya, son los únicos otros de ascendencia latinoamericana que han sigo gerentes con equipos.


Si bien la seguridad laboral de Dombrowski había estado en duda en las últimas semanas, sin embargo, el movimiento es un cambio radical para una organización que hace menos de un año estaba disfrutando del resplandor de una temporada regular de 108 victorias y una carrera dominante en la postemporada que incluyó una victoria en cinco juegos de la Serie Mundial contra los Los Ángeles Dodgers.


Dombrowski, quien fue contratado en agosto de 2015, había abrazado el mandato de campeonato o caída de los Red Sox y utilizó el amplio sistema de Ligas Menores del equipo para adquirir jugadores estrellas y construir un sólido roster de Grandes Ligas. Su contratación de Alex Cora como manager, los cambios de los lanzadores Chris Sale y Craig Kimbrel, y los fichajes de J.D. Martínez y David Price complementaron un núcleo interno para entregar el cuarto campeonato del equipo en 15 temporadas.


No fue suficiente para mantener su trabajo. A pesar de haber devuelto a casi todos los contribuyentes vitales al campeonato de la temporada pasada, Boston ha tropezado con la temporada 2019 y está en una posición débil debido a los compromisos financieros asumidos bajo Dombrowski.


La firma de Price ha producido un sólido retorno, pero no el tipo esperado de un acuerdo de $217 millones de dólares. Le quedan $96 millones en los últimos tres años de su contrato. Sale, quien estará fuera por el resto de la temporada con un problema en el codo izquierdo, firmó una extensión de contrato por cinco años y $145 millones en el entrenamiento de primavera que no comenzará hasta la próxima temporada.


Dombrowski también entregó $68 millones al derecho Nathan Eovaldi, quien tuvo problemas en su primera temporada del contrato de cuatro años.


Los tres costarán $79 millones combinados en cada una de las próximas tres temporadas, años durante los cuales los Red Sox tienen otros movimientos importantes que considerar.


Su jugador franquicia, el jardinero derecho Mookie Betts, puede llegar a la agencia libre después de la temporada 2020. Martínez, una fuerza de la mitad de la alineación durante las últimas dos temporadas, puede optar por no participar en los últimos tres años de su contrato este invierno.


Al mismo tiempo, los Red Sox todavía están repletos de talento en todo el diamante. El campocorto Xander Bogaerts es uno de los mejores del juego y firmó una extensión muy razonable de seis años y $120 millones esta primavera que comienza en la próxima temporada. El tercera base, Rafael Devers, está en medio de un año decisivo y todavía tiene solo 22 años.


Con quién los complementan los Red Sox, es la cuestión. Su sistema de Ligas Menores es considerado uno de los más delgados en el béisbol, y los exploradores proyectan pocos jugadores de impacto.


El abridor Rick Porcello, el primera base Steve Pearce y Mitch Moreland, y el utility Brock Holt se encuentran entre sus agentes libres este invierno, aunque aumenta el arbitraje para Betts y Jackie Bradley Jr, junto con los nuevos contratos para Sale y Bogaerts colocaría su nómina en más de $200 millones antes de hacer un movimiento.


Los problemas con una nómina de $200 millones es la definición del béisbol de un problema de primer mundo, aunque no disminuye la dificultad de lo que Romero hereda --particularmente con la posibilidad de cambiar a Betts, quien se espera que gane más de $25 millones en arbitraje.


Romero ha pasado la mayoría de sus 14 temporadas con los Red Sox en el scouteo internacional, llegando a un puesto de vicepresidente. Fue nombrado asistente de gerente general en noviembre.


Hijo del ex jugador de cuadro de los Red Sox, Ed Romero, es bien considerado y respetado en los círculos de béisbol y en la oficina centrales de Boston.

30 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page